Fajã da Caldeira do Santo Cristo

Pico

Pico Isla Premios
NATURALEZA

La isla gris

Por los extensos campos de lava que marcan el paisaje de la isla y que la población local llama lajidos o terras de biscoito dependiendo de su llanura o irregularidad, se atribuye a Pico el color gris. Y también los currais (cuadrícula del terreno delimitado por muros de piedra) de la viña, los maroiços (montones de piedra en forma de pirámide) en los terrenos agrícolas, los muros de caminos, senderos y separaciones de terrenos nos llevan a este tono, entreverado con el verde de la vegetación.

El inmenso cono volcánico de la montaña de Pico se yergue majestuoso, cortando el azul celeste o dejándose envolver por un manto de nubes. Al oriente de este volcán colosal, la isla se extiende en una larga cordillera volcánica, con exuberantes zonas de vegetación endémica y verdes pastos, donde existen cerca de dos centenas de pequeños conos de escorias basálticas y cerca de una veintena de lagunas. Éstas y otras masas de agua, incluyendo charcos y turbera más o menos húmedos, sirven de albergue a aves residentes y exóticas migratorias, como la garza real.

Paisajes Volcánicos

Imponente, majestuoso, magnífico, son algunos de los muchos adjetivos que recibe el volcán de la Montaña de Pico, gracias a sus 2.350 m de altitud máxima, 19 km de diámetro medio al nivel del mar y figura esbelta. El tercer mayor volcán del Atlántico se impone en el paisaje de la isla, ejerciendo una atracción irresistible en casi todos los rincones de Pico, y muchos lugares de las islas vecinas. En su cráter principal se aloja un cono de lava llamado Piquinho, en cuya cima hay fumarolas permanentes que nos recuerdan su naturaleza volcánica. A cerca de 1250 m de altura, donde se inicia la subida a la montaña, la mirada ya abarca gran parte de la isla, así como las vecinas islas de Faial y San Jorge. En la subida hasta la cima hay momentos de cansancio y de satisfacción por las panorámicas fantásticas y únicas. En un día limpio, el premio extra es ver las islas de Graciosa y Terceira.

En la mitad oriental de la isla está el Planalto de Achada y una cordillera volcánica con cerca de 30 km de extensión entre Lagoa do Capitão y la Ponta da Ilha. Sus cerca de 200 conos volcánicos y las áreas adyacentes albergan turberas, charcos o lagunas, como las de Grotões, Rosada, Paul, Landroal, Caiado, Peixinho y Negra. Esta área constituye uno de los lugares más importantes de las Azores en vegetación endémica, con especies como el cedro, brezo, sanguino o tabaiba.

Pero son los campos de lava basáltica la imagen de marca de la isla, depósito de innumerables y diversificados vestigios de la actividad volcánica que hizo nacer la isla y que nos recuerdan a los de otras islas volcánicas exóticas, las islas hawaianas. En algunos casos estos campos de lava están asociados a erupciones de las que las poblaciones fueron testigo y que, temerosas, denominaron misterios. Estos terrenos rocosos y sin cultivar nacidos del fuego de la tierra son el Misterio de Praínha, del siglo XVI, y los misterios de Santa Luzia, São João y de Silveira del siglo XVIII.

La Costa

El gris oscuro del basalto, el azul cristalino del mar y el blanco lechoso de la espuma de las olas componen el trío de colores del litoral de la isla de Pico. Sin playas, pero con encantadoras bahías y calas, la isla ofrece varias zonas de baños, muchas veces aprovechando el recorte de la costa para proporcionar locales naturales únicos. En otras zonas de la costa, los altos acantilados compiten con los de San Jorge en su imponencia y esplendor: el mirador de Terra Alta proporciona esta visión.

Arcos, grutas litorales y zonas planas de roca dura se suceden a lo largo del litoral, dando paso a terrenos de viña con sus típicas  bodegas. En muchos lugares de la isla, como en Ribeiras, en Lajes do Pico o en la Ponta do Mistério, permanecen extensas fajãs lávicas, testigos de la constante lucha entre la fuerza creadora de los volcanes y la acción destructiva del mar.

GEOGRAFÍA

Pico: la segunda mayor isla de las Azores, con 444,9 km2 de área y de forma alargada, gracias a sus 46,2 km de largo y 15,8 km de ancho máximo. Dominada por el volcán de la montaña de Pico en su mitad occidental, la isla está a 6 km de la vecina isla de Faial y tiene 14.148 habitantes (datos de 2011). Es la isla más al sur del grupo central del archipiélago de las Azores y uno de los vértices de las llamadas “islas del triángulo”. El punto más alto de la isla, con 2.350 m de altitud es también el punto más alto de Portugal y se encuentra situado en el Piquinho, en la Montaña, a 38°28’07’’ de latitud norte y 28°23’58’’ de longitud oeste.

vea los senderos de la isla